El filósofo y activista social manifestó que los periodistas y las periodistas deben tener amor por la verdad, una verdad que se verifica, que se investiga y que se cuestiona con datos.

Santo Domingo, República Dominicana. (Octubre de 2021). El filósofo y activista social, Mario Serrano, exhortó a los participantes en el Diplomado de Periodismo Ético a impulsar con su ejercicio profesional el bien común y los procesos sociales, con el objetivo de que se logre el bienestar colectivo, en una sociedad que se quiere sumergir en lo individual.

Serrano manifestó que los periodistas y las periodistas deben tener amor por la verdad, una verdad que se verifica, que se investiga y que se cuestiona con datos.

Destacó la capacidad del periodismo, en el sentido de amplificar la voz de los que no tienen voz y que tiene un gran impacto en los procesos sociales que buscan ampliar los horizontes de humanidad y de justicia social.

Serrano expresó que para los periodistas ser autónomos en todas las dimensiones es importante distanciarse del poder cuando quiere trazarles pautas, por lo que insiste en que se promueva el bien común para tener una mirada más integral del ser humano.

El sociólogo dictó la conferencia magistral «Ética, periodismo y movimientos sociales» en el cierre de las clases virtuales del Diplomado de Periodismo Ético, organizado por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo y de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, así como la Universidad Autónoma de Santo Domingo y el Colegio Dominicano de Periodistas.

Consideró importante cuidar la pedagogía con que se transmite la ética para que toque, no solo la razón, sino el corazón.   “Es importante ensayar formas novedosas de transmitir la ética, de querer reflexionar hacia lo justo, hacia la felicidad personal y colectiva”, apuntó. Recordó que los derechos humanos son la cosecha más amplia compartida que debe servir de referencia a la humanidad. Serrano indicó que la ética lleva a reflexionar sobre la conducta para encaminar “nuestras acciones” hacia horizontes más excelsos de humanidad.

Serrano, quien también es agrónomo, abordó el tema de los derechos humanos como referentes éticos “de nuestros tiempos”.

“Los derechos humanos son un referente clave al cual tenemos que dirigirnos para nuestra reflexión ética y evaluar nuestras conductas morales”, dijo Serrano.

El activista social refirió que si hay un depositorio de lo que la humanidad ha ido cosechando como reflexión ética y moral son los derechos humanos porque son referentes, porque no todo da igual y sus consecuencias no son las mismas.

Los movimientos sociales

Serrano manifestó que en la tarea de orientar a la humanidad hacia horizontes de valores éticos y de asegurar el ejercicio de los derechos humanos se insertan los movimientos sociales.  “Inicio en esto de los movimientos sociales desde una experiencia de encuentro y de amor”, expresó el sociólogo, quien narró su experiencia desde el movimiento Reconocido.

Afirmó que fue una lucha basada en el amor y la coherencia con las leyes nacionales, y sobre todo, con los derechos humanos. Desde su punto de vista esta es una de las experiencias de nuevos movimientos sociales más integrales que ha tenido el país. Indicó que los movimientos sociales cambian a las personas hacia una mayor humanización.

El activista social manifestó que los temas éticos y de los movimientos sociales siempre van enfrentándose al poder establecido e implican sacrificios y conflictos.

Enfatizó que un marco referencial de la ética son los derechos humanos sobre el camino de bienestar colectivo de la humanidad. “Cuando hablamos del movimiento social, estamos hablando de una de las expresiones del amor en lo más excelso, por lo que traen de si los movimientos sociales en las implicaciones de bienestar colectivo”, dijo Serrano.

Explicó que cuando se trabaja junto a otras personas para hacer el cambio social y colectivo la implicación del amor llega a transformar a la colectividad.

Enfatizó que los movimientos sociales nacen para ampliar los derechos y expresar ese amor, son ese motor que impulsan a la sociedad a buscar un bienestar más inclusivo y ampliar los horizontes éticos.

En ese sentido, se refirió al movimiento social que logró el 4% para la educación y los jóvenes en la Plaza de la Bandera, en el que participaron una diversidad de actores preocupados por el país y con una mirada esperanzadora.

Serrano precisó que los movimientos sociales relativizan el poder de quienes lo ostentan y dan una capacidad enorme de diálogo para lograr procesos de consenso en la sociedad.

Agradecimiento y referentes

Agradeció la invitación para impartir la conferencia «Ética, periodismo y movimientos sociales». Realizó una exposición vivencial y de recuentos de la labor de hombres y mujeres que son referentes éticos en los barrios de la zona norte de la capital.

También se refirió a su maestro y guía, el fallecido padre Jorge Cela que lo instaba a integrar la espiritualidad, el trato personal cercano, el compromiso social y el estudio riguroso. “Son dimensiones muy importantes de nuestra vida que debemos tenerlas muy presente”, dijo.

Compartió que con su salida del sacerdocio se preguntó como podría servir más a su pueblo y a qué debía dedicarse desde su nuevo estado de vida después de 30 años en la vida religiosa y 20 años siendo sacerdote

Indicó que su discernimiento lo llevó a profundizar en el tema de la ética para desde allí seguir promoviendo los valores como lo hacía en su ejercicio sacerdotal como es el amor, la justicia, inclusión, la fraternidad sin límites, la honestidad, la esperanza y la paz.

Para Serrano la ética es vocacional y desde su nuevo estado de vida, como laico, es a lo que se siente llamado.

Mario Serrano Marte

Estudió agronomía en el Instituto Politécnico Loyola. Perteneció a la Congregación religiosa de Los Jesuitas, donde estudió filosofía en el Instituto Bonó; Teología en Venezuela y Sociología, en Nueva York.

Acumula 30 años como religioso Jesuita y 20 como sacerdote. Luego de terminar su bachiller en teología por la Pontificia Universidad Católica Salesiana, obtiene una licenciatura en humanidades y filosofía, programa impartido por el Instituto Pedro Francisco Bonó, en conjunto con el INTEC. Serrano actualmente es asesor de la Dirección General de Contrataciones Públicas (DGCP) en materia de ética y veeduría social. Realiza cursos especializados en ética y conduce un programa televisivo sobre Ética: D’Etica TV. Es reconocido por su participación en las luchas sociales de los barrios, las demandas del movimiento social (4%, Marcha Verde, Defensa del Medio Ambiente, migrantes haitianos y venezolanos, dominicanos de ascendencia haitiana) y el servicio a los niños de la calle han transformado mi vida.

Luego de terminar su bachiller en Teología por la Pontificia Universidad Salesiana, obtiene una licenciatura en Humanidades y Filosofía, programa impartido por el Instituto Pedro Francisco Bonó, en conjunto con el INTEC. Más adelante obtiene su Maestría en Sociología de la New School University, Nueva York.  Inclinado desde el principio a luchar por la causa de los más desvalidos, empieza a trabajar como Coordinador de los Jesuitas en la Línea Fronteriza, luego como Coordinador Nacional y Regional de la Red Jesuita con Migrantes de República Dominicana y después como Coordinador Nacional de la Pastoral Haitiana.

Ha ocupado además los cargos de Director Nacional del Trabajo Social de los Jesuitas, Director Nacional del Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes y Director General del Centro Bonó. En la actualidad, se desempeña como director del Centro de Estudios Sociales Padre Juan Montalvo.

En su experiencia como docente, ha impartido clases para el INTEC, además de ser profesor en el Instituto Filosófico Pedro Francisco Bonó. Ha sido también orador en diversas charlas para numerosas organizaciones, iglesias y seminarios. Ha colaborado en la elaboración de escritos e informes de carácter social tales como la Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI 2013), el Informe de Desarrollo Humano 2005, entre otros. Forma parte del Consejo Editorial de la Revista Estudios Sociales del INTEC.