El laureado periodista y embajador de la República Dominicana en España entiende que el desempleo, la dispersión, la mayor explotación, la pérdida de aliento en las redacciones es lo que caracteriza al periodismo en la actualidad

Santo Domingo, República Dominicana. (Abril de 2021). El periodista Juan Bolívar Díaz consideró que el periodismo ha sido un ente de fomento de la libertad y de la democracia en el período de la etapa del postrujillismo en la República Dominicana.

El laureado periodista y embajador de la República Dominicana se convirtió en el primer docente del Diplomado en Periodismo Ético, de manera virtual desde Madrid, donde abordó la temática del periodismo en las últimas décadas y habló de su experiencia de más de 50 años en el ejercicio de la profesión.

Díaz, Premio Nacional de Periodismo 2014, destacó el papel protagónico que jugaron los periodistas desde 1960 hasta la actualidad en gran parte del avance que ha tenido el país.

El catedrático universitario manifestó que el periodismo fue clave en la institucionalidad democrática de estos años, en el enfrentamiento de la cuasi dictadura de Joaquín Balaguer. “El papel del periodismo fue brillante en esa etapa”, precisó, al destacar  que la subordinación de los periodistas a la lucha por la libertad fue fundamental.

“Subordinaron sus reivindicaciones económicas y sociales, privilegiando la lucha por la libertad de expresión y lo que hemos llamado la hipoteca social del periodismo”, manifestó el exdirector de Informativos Teleantillas, del Telediario Uno + Uno y de Jornada Extra.

El Diplomado de Periodismo Ético es una iniciativa del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, y el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, con el apoyo de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Este proyecto tiene como objetivo conferir habilidades y competencias a periodistas dominicanos para el desarrollo de un ejercicio periodístico más sólido y eficaz, inspirado en principios deontológicos.

Por otro, lado entiende que las reivindicaciones económicas y sociales quedaron relegadas porque la situación de los periodistas dominicanos es muy débil en estos momentos en términos económicos y sociales y se ha perdido parte de la capacidad y posibilidad de reivindicar ante las empresas una mejor condición de vida y de ejercicio de la profesión.

Otro punto que trató el diplomático fue “la batalla por la profesionalización del periodismo”, que se dio entre 1974 y 1990, un período que coincide con la pluralidad y la diversidad en los medios de comunicación.

“Se desataron fuertes movimientos gremialistas de los periodistas en la década de los 70 y 80 y que culminaron en la lucha tremenda por la colegiación y de la profesionalización, que fue un período en que se agruparon como nunca antes”, recordó.

Mencionó que lo relevante del periodismo dominicano es que en estos momentos está en un proceso de reducción muy drástica, de pérdidas de empleos y de posicionamiento y muy débil los medios de comunicación,  porque  casi todos  se han vuelto en términos económicos insostenibles.

Ve estancamiento en el periodismo en RD

Asimismo, Díaz habló sobre la concentración de los medios que se produjo a partir de 1984 y hasta el 2003 cuando hizo explosión y la reducción del espectro de la pluralidad a partir de ahí y la crisis de sostenibilidad en que ha devenido el periodismo desde los últimos 10 ó 12 años.

También mencionó la multiplicidad de medios que hubo en esos años que fue una gran ventana para la diversidad y la pluralidad. Indicó que terminó constituyéndose en un déficit porque el mercado de consumidores de publicidad no sostenían esa diversidad y  pluralidad tan grandes de medios y de ahí nació entonces el problema de la debilidad económica y financiera de muchos medios, y por supuesto, generó la crisis de la concentración.

Señala que la crisis del periodismo se acentúa con la política que puso en marcha el Partido de la Liberación Dominicana a partir de 1996, pero sobre todo, en la segunda etapa después de 2004 cuando volvió al poder, porque por un lado individualizaba a los periodistas y los hacía depender demasiado del favor del Estado.

“Del favor directo por la publicidad o porque una gran parte de los comunicadores y los periodistas en ejercicio pasaron a ser funcionarios públicos o también porque los alejó del colectivo de la militancia gremial, y además, porque conllevó una cierta corrupción de los mismos periodistas, una parte de los cuales se convirtieron en traficantes de toda naturaleza desde el Estado y entonces corrompieron mucho la profesión”, apuntó Díaz.

Manifestó que ese fue un elemento de desintegración muy importante. Indicó que el desempleo, la dispersión, la mayor explotación del trabajo de los periodistas fueron consecuencias de todo eso, porque en la medida que fracasó la multiplicidad de medios y se “originó la concentración, una pérdida de progreso y de ascenso social dentro de la profesión y el periodismo se convirtió entonces en una profesión estancada que es lo que ocurriendo en estos momentos a mi juicio”.

Se refirió a que existe una pérdida de aliento en las redacciones  y “muchos de ustedes tienen que haberlo vivido (…) En las redacciones de los medios hay poco aliento para las personas que tienen una concepción ética de la profesión porque las empresas no tienen capacidad para responder a las demandas económicas y sociales”, expresó Díaz.

Por otro lado, el diplomático indicó que hoy día no hay un solo periódico que sea sostenible en el país. “Entonces esos periódicos como no son sostenibles al primer elemento que apelan es a la subordinación de los trabajadores a unos salarios que se no se revalúan y a unas condiciones laborales cada vez más difíciles”, expresó.

Indicó que se ha ido recargando enormemente el trabajo sobre los periodistas que quedan porque se han ido reduciendo considerablemente las nóminas en las redacciones. “Todo eso conforma un panorama verdaderamente preocupante, que el desempleo, la dispersión, la mayor explotación, la pérdida de aliento en las redacciones es lo que caracteriza al periodismo en estos momentos”, precisó Díaz.

Entiende que con el periodismo digital hay mayor expresión y difusión del pensamiento, pero por otro lado, implicó que muchos periodistas salieran de las redacciones a trabajar a la suerte, a ver que conseguían y muchos terminaron siendo dependientes del favor de los que dirigían la política de comunicación de los gobiernos.

Expresó que esa situación por supuesto debilitó la libertad de expresión y difusión del pensamiento en el país. “Todo eso conforma un panorama verdaderamente preocupante a esta altura del siglo”, dijo Díaz.

Video: